Publicidad:
La Coctelera

Ya queda nada aquel buen chico solia viajar en

Ya no queda nada de aquel buen chico que solia viajar en bicicleta...

Naturaleza

Extraña y maravillosa que es la naturaleza, mi cuerpo se amolda tan bien al tuyo.

Las personas hablan de encontrar tu alma gemela y para advertir cual es la persona correcta hacen alusión a un listado de características que debería tener aquella persona para lograr alcanzar el estatus, sin embargo yo creo que tu eres esa alma gemela, pero no porque cumplas con los requisitos, es más te brincas muchos, podría intuir que no tienes ni la mitad de ellos, no cumples con ese perfil, sin embargo no fui yo quien lo ha decidido, fue la naturaleza de nuestros cuerpos que al estar cerca no pueden evitar unirse y convertirse en una sola pieza.

He ahí lo extraño de la naturaleza, ella es quien nos llama, quien nos une, la que nos ancla con el otro en un bello cortejo de nuestros cuerpos. Que maravilla, que delicia, contigo me siento libre aún en la hora de más encierro, extraña y maravillosa que es la naturaleza, mi cuerpo se amolda tan bien al tuyo.

Por fin llego cura me deshice esas ataduras ese

Por fin llegó la cura, me deshice de esas ataduras, de ese pasado :)

Voy a escribir un libro que hable de ti, de mi amor y mi odio; de esa oscilación en mi vida, quizá después lo destruya intentando deshacerme de estos sentimientos!

Las preguntas inconscientes de siempre

¿Cómo desdibujar las barreras del olvido? ¿Cómo regresar al pasado? A ese pasado donde estábamos tan unidos. ¿Cómo dejar de pensarte? ¿Cómo sobrevivir y sobre llevar el desamor? La vida se volvió tan pesada desde que el resentimiento se fue y quedó sólo el dolor por la separación, realmente no tengo un nuevo plan de vida ¿pero acaso no es tan difícil comenzar cuando ya se tenía una vida pensada? ¿o sólo soy yo? ¿ a nadie le ha pasado? No creo ser la única persona que haya sentido esto ¿ o acaso si?

Me niego a ser la única persona en el mundo que sienta esta desolación, me niego, me niego! Quisiera olvidar y comenzar de nuevo, dejar de lado todo lo vivido, al termino de todo me pareció fácil, todo fluía y creía estar bajo control, que nada me detendría e incluso no pensaba en ti, y cuando lo hacía era puro odio, eso creía yo ¿pero ahora? me di cuenta que no puedo dejar de pensar en ti y ¿cómo le hago? ¿cómo te olvido? ¿cómo te saco de mi mente?. Quisiera dejar de hacerme las mismas preguntas inconsciente de siempre...

Cuando el amor de mi vida dejó de ser civil para convertirse en raso

La historia comienza y termina con una decisión que jamás estuvo en mis manos. Lo único que hice siempre fue el apoyar, ser paciente y esperar, sobre todo esperar, pero eso no es el punto central en esta historia, lo verdaderamente importante es el cómo el amor de mi vida dejó de ser civil para convertirse en raso, si en un soldado raso, en estos tiempos en los que la inseguridad esta al 100% el hombre que desde la secundaria había sido el amor de mi vida,  con el que intermitentemente había terminado y regresado decidió enlistarse como miembro de las fuerzas armadas del país.

Cuando me dio la noticia nos prometimos mil cosas, amor eterno y todo lo demás, nunca olvidaré el día en que dijo que llamaría a diario y cada que pudiera nos veríamos, y al inicio fue así; de hecho en mi mente quedará grabado el día de su graduación y su mirada era de alegría y agradecimiento porque estaba allí, en esos primeros meses llamaba más de una vez al día, casi siempre pasaban de tres llamadas diarias, me daba la sorpresa de que había salido y estaríamos juntos aunque fuera por unas horas, así pasó el primer año y todo era aún miel sobre hojuelas,  pero después nada fue igual, las llamadas eran menos y las visitas cada vez más espaciadas, el romance se fue apagando, aun que la "llama pasional" seguía encendida y quizá eso fue lo único que salvo el segundo año que él estuvo dentro, siempre que nos veíamos nuestros cuerpos no podían evitar unirse.

Por más que traté de evitarlo llegó el momento en que ya no podía sostener una relación en la que ya no había nada, absolutamente nada, no me sentía feliz y seguramente él tampoco puesto que ya no había llamadas ni en un mes, visitas mucho menos, sin embargo el dolor era mucho, el coraje aún más, las promesas se habían disuelto en el tiempo, las esperanzas ¿qué eran las esperanzas?, ya ni tenía la menor idea de lo que eran, los sueños se habían esfumado día tras día. Todo fue quedando en el olvido, todo, en alguna ocasión hablamos de que al el entrar él allí el sueldo nos ayudaría al forjar el futuro  que por tantos años habíamos estado planeando, cosa que no fue así, al contrario con el tiempo todo se diluyó de tal manera que no pudimos rescatarlo, él quizá ya no recuerda nada de eso y yo por un tiempo lo intenté, traté de olvidar y el resentimiento que tenía por todo lo vivido me ayudó, aun que ahora el rencor se ha ido, pero el dolor sigue,no puedo dejar de pensar en todo el daño que nos hicimos, es una pena que el amor de mi vida haya dejado de ser civil para convertirse en raso... aun que quizá esa haya sido la mejor decisión que él ha tomado, así como la mía fue alejarme y perder por completo el rastro de su vida.

Espero curarme de ti... Jaime Sabines

Casi me curo de ti, casi, casi...

"Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón"

Cuando se deja libre al amor...

Nadie besa, ni hace el amor tan decidida y fuertemente como tú... Es una lástima